CAMINAR SIN MIEDO LAS CALLES

ASÍ SE VIVE LA SEMANA SANTA EN UNA PARROQUIA CARAQUEÑA

“Este año quedará marcado con el signo de la cooperación dentro de la Iglesia misma y sus instituciones.”

“Son muchas las historias que la calle a diario trae consigo (…) son lecciones de vida, ejemplos de perseverancia, de ese  no perder  las ganas de creer”

MUCHAS MANOS AL SERVICIO DE LOS DEMÁS

El pasado Domingo de Ramos se dio inicio a la Semana Santa y con ella también a todas las actividades religiosas propias de ella, la Parroquia San Juan Bosco de Altamira no podría ser excepción de esto y es que con esta celebración litúrgica  también comenzamos  las jornadas de animación pastoral  llamadas Misiones, cuyo lema este año ha sido Proclamarás lo que yo te mande”.

Dicha cita sirvió como  frase motivadora para orientarnos hacia el objetivo  de estas misiones: llevar la palabra de Dios de manera cercana y solidaria y así cumplir con ser  luz de esperanza para  el prójimo sobre todo en tiempos difíciles; ello ha requerido  una preparación previa  para  dar capacitación formativa a los jóvenes voluntarios, así como proveer de los materiales didácticos para la catequesis en las comunidades a visitar y la comida necesaria,  todos aspectos que han implicado  una planificación de  mucho más de mes de anticipación y que en las circunstancias del país actuales ameritan mayor consenso y organización.

Durante este mes previo a la semana mayor se intensifica la animación misionera en toda la Iglesia  Católica, buscando unirnos  todos los creyentes en oración,  a través del sacrificio y el aporte económico a favor de las misiones, a fin de que el evangelio se proclame a todos los hombres.

Este año quedará marcado con el signo de la cooperación dentro de la Iglesia misma y sus instituciones por el  hecho de que cuatro congregaciones religiosas han participado conjuntamente y desde su carisma han dado  aportes significativos para  la realización de las diversas actividades que se ofrecían a los misioneros durante su estadía en el Colegio Don Bosco.

Los Salesianos de Don Bosco, las Hijas de María Auxiliadora, las Dominicas, y las Esclavas de Cristo Rey ,  han sido las instituciones religiosas encargadas de llevar a cabo las misiones de Semana Santa 2019. Sin duda alguna este hecho ha sido innovador pues no se había visto nunca en la historia de la Parroquia de Altamira que distintos carismas se unieran para un fin en común: la evangelización.

Es ampliamente conocido el trabajo pastoral  y educativo salesiano que siempre ha sido estar a favor de los jóvenes y menos favorecidos a nivel nacional y mundial,  por años han realizando estas jornadas  para evangelizar  con el ejemplo y la palabra a quienes puedan llegar,  labor que siempre estuvo en sus manos sin contar  con  la colaboración  de congregaciones hermanas para dicha  tarea,  pero los tiempos han cambiado y es necesario unir fuerzas  para un objetivo común y este es el ejemplo.

Fueron más de 120 jóvenes de distintas partes de Caracas que de manera voluntaria quisieron formarse para ser misioneros. Un itinerario formativo que contó con cuatro encuentros, donde se profundizaba sobre la fe y los valores de evangelio.

Los misioneros son hombres católicos, es decir, universales, y son hombres del Espíritu Santo. Por eso Juan Pablo II, en su encíclica misional Redemptoris Missio, de 1990, hace notar que en los Evangelios las diversas formas del “mandato misionero“ tienen puntos comunes y también acentuaciones características. Dos elementos, sin embargo, se hallan en todas las versiones. Ante todo, la dimensión universal de la tarea confiada a los Apóstoles: “a todas las gentes” (Mt 28,19); “por todo el mundo… a toda la creación” (Mc 16,15); “a todas las naciones” (Hch 1,8). En segundo lugar, la certeza dada por el Señor de que en esa tarea ellos no estarán solos, sino que recibirán la fuerza y los medios para desarrollar su misión. En esto está la presencia y el poder del Espíritu, y la asistencia de Jesús: “ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos” (MC 16,20)

Estos encuentros llevaban por nombre DIMISALES (Discípulos Misioneros Salesianos) y tenían el objetivo de orientar y ayudar a los jóvenes a la planificación de todas las actividades de la semana. Para ello el joven Teólogo Freddy Suárez, sdb facilitó herramientas y técnicas de evaluación que ayudarían a los misioneros al momento de proyectarse en los distintos sectores de la Parroquia.

Bucaral, Pedregal y Pajarito fueron los tres sectores a los cuales los jóvenes han ido  a llevar la palabra de Dios. Sectores populares que se habían organizado desde comienzos del mes de abril para cubrir la mayor parte de las necesidades de los misioneros.

LA MISIÓN ESTA EN LAS CALLES

Cabe mencionar que los participantes de estas jornadas de evangelización asistieron dos veces en la semana a hospitales,  ancianatos, y ruta de calle, esta última consistía en el hecho de ir por las calles de Caracas y encontrarse cara a cara con el necesitado. Les llevaron comida y ropa a los indigentes y niños en situación de riesgo.

Es por ello que estas misiones no se enfocaron sólo en la parte litúrgica sino que también vio como prioridad  el salir de la zona de comodidad e ir al encuentro del pobre y abandonado.

Hemos tropezado con ejemplos innumerables y muy personales  de estos rostros de Jesús: desde un humilde poeta que escribe desde su soledad con la creatividad que  le da el saberse vivo,  al  biólogo marino que dedica sus horas a cuidar los carros ajenos o en un instante  libre a entretener con  malabares a transeúntes, al abuelo abandonado en el ancianato público que aun tiene  palabras de amor que enseñar.  Y también la refrescante risa de los niños  los del oratorio que juegan tranquilos, los de la calle que  luchan por  mantener intacta su inocencia y   la sonrisa  en  medio del imparable precio que es el crecer antes de tiempo y asumir responsabilidades  en una sociedad   fragmentada.  Son muchas las historias que la calle a diario trae consigo cual ola que se levanta imponerte para declararse aun viva, son lecciones de vida, ejemplos de perseverancia, de ese  no perder  las ganas de creer en la bondad infinita de Dios y en la caridad de los hombres de corazón bueno.  

Es importante mencionar que a la par de las JM  jornadas misioneras) se llevó a cabo por primera vez el Oratorio en Vacaciones de Semana Santa – tradicionalmente se realiza en Agosto- , experiencia que permitió que 70 niños participarán también de esta semana mayor.  De manera recreativa y pedagógica se les enseñó el sentido de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Daniela Santoyo, fue la joven que coordinó el OSS (Oratorio en Semana Santa) y que se refirió de la experiencia como una manera de acercar a los niños a Dios, y que había sido todo un reto pues atender a 70 niños en esta situación económica tan crítica era complicado por el asunto de la merienda, agregó también que no dudará en darle continuidad a esta experiencia vivida y que le ha dejado muchos aprendizajes.

Omar, chef que colaboro con las misiones especialmente en el área de la cocina: “primero que nada quiero dar gracias por la oportunidad de compartir aquí con ustedes, pues me pregunte que como hacía yo para llegarle a tanta gente a través del alimento, como bien saben el cuerpo se alimenta de comida y el alma de oración. Y de verdad que nosotros que somos un equipo, mi persona , José Valero y Enagil Gallegos , estamos fusionados para lograr que esto se lleve con mayor satisfacción . De esta experiencia me llevo la alegría de saber que todos estamos unidos y que cada uno aporto desde su realidad. A pesar de la situación país, pudimos llevar acabo más de tres mil comidas pues que no solo cocinábamos para los misioneros sino también para los indigentes y chicos de la calle que los misioneros traen en el día a día”.

Bernardo González, profesor de educación física del Colegio Cristo Rey de Altamira nos cuenta su experiencia en las misiones desde su ser profesor de deporte : “me gusta mucho ayudar al prójimo para colocarle un nombre, siempre me ha gustado compenetrarme con aquella gente que está necesitada para poderla ayudar de una manera y otra, siempre trato de ayudarle inculcándole valores desde la parte deportiva, colocando un granito de arena.  Quisiera tener los recursos económicos para ayudar a las personas que lo necesitan, la parte didáctica es una herramienta para drenar todo lo que los jóvenes , niños y adultos están sintiendo con respecto a la crisis que todos vivimos. Estos jóvenes vienen acá y se desconectan a través del juego “. 

Irene Mejias, Psicólogo y fundadora de FREECONVICT, agrega: “durante las misiones se tiene mucho contacto con la gente con realidades muy distintas, realidades que a veces son muy fuertes y allí esta mi aporte, el apoyar los procesos emocionales que se mueven detrás de eso, partiendo primero por los misioneros y directamente en los sectores dando tics”. 
Irene también nos habla de què es free convict :“es una experiencia de inserción social de antiguos ex presidiarios . ellos decidieron marcar la diferencia a través de la música llevando un mensaje positivo, mi apoyo ha sido desde la formación de valores y de estrategias de oratoria y de manejo emocional”.

El teólogo salesiano Freddy Suárez,  al hablar en las buenas noches del sábado 20 de abril, luego de la vigilia pascual y  como momento previo para  finalizar la experiencia, dijo:

“Queridos hermanos, quiero agradecer sinceramente a todos ustedes que de alguna manera u otra han aportado con su trabajo y su alegría en la realización de estas misiones 2019. Han sido muchos detalles significativos que muestran el sentido de pertenencia y de solidaridad con el otro. Cada uno de estos momentos no habría sido posible sin el trabajo de todos y cada uno de este maravilloso equipo de trabajo, a todos ustedes que Dios le pague y le multiplique según su Palabra el ciento por uno”

Luís González, joven misionero : “Hemos sido testigos del Amor de Cristo derramado en cada expresión de gracias, en el rostro de cada anciano o niño que ayudábamos, esto me mueve a seguir trabajando por el Reino de los cielos y seguir llevando la alegría del resucitado.”

El Padre Miguel Ángel Ibáñez, se dirigió a los misioneros diciendo que “en el corazón de un joven agradecido se pueden esperar muchas cosas, decía Don Bosco, y estos jóvenes se fueron muy contentos y agradecidos por esta experiencia por lo que podremos esperar un buen fruto…” y así cumplir con sus mandamientos tal cual los mando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.